Política Nacional de Alimentación y Nutrición

Información general

La Política de Alimentación y Nutrición establece dos principios orientadores: i) El derecho a la alimentación de las personas como un principio ético insoslayable a la hora de desarrollar programas, iniciativas y normas; ii) La alimentación y nutrición están determinadas socialmente, y las condiciones en que se desarrolla la vida de las personas modelan las decisiones de consumo de alimentos. Su fin es contribuir a mejorar el estado de salud y la calidad de vida de la población nacional en materia alimentaria y nutricional; además, su objetivo es entregar el marco de referencia para el desarrollo de regulaciones, estrategias, planes, programas y proyectos en materia de alimentación y nutrición.

La política cuenta con ocho componentes que especifican las áreas en que se establece la necesidad de generar avances a nivel nacional, y para los cuales es necesario el desarrollo de políticas, programas, proyectos e iniciativas públicas y privadas: i) Humanizar la nutrición y promover el derecho a la alimentación adecuada; ii) Fortalecer la seguridad alimentaria y nutricional: disponibilidad, acceso, utilización de los alimentos y estabilidad; iii) Mejorar la configuración de los entornos y sistemas alimentarios; iv) Promover la alimentación saludable; v) Fortalecer la atención nutricional en los diferentes niveles de atención de salud; vi) Vigilar la alimentación y nutrición y evaluar las políticas públicas; vii) Impulsar la participación ciudadana y el control social; viii) Profundizar la intersectorialidad y salud en todas las políticas.

País Chile
Tipo Polìtica
Clasificación Ayuda alimentaria, Ingresos, Condiciones sanitarias, Salud y nutrición, Emergencias y recursos naturales
Fecha 11.2017
Documento http://www.bibliotecaminsal.cl/...
Sitio web http://www.minsal.cl/
Institución responsable

Ministerio de Salud (MINSAL)

Objetivos

Objetivo

Entregar el marco de referencia para el desarrollo de regulaciones, estrategias, planes, programas y proyectos en materia de alimentación y nutrición.

Componentes

Humanizar la nutrición y promover el derecho a la alimentación adecuada

  1. Asegurar en normativas, programas e iniciativas relacionados con la alimentación y nutrición el respeto de los Derechos Humanos de las personas y en especial del derecho a la alimentación adecuada, revisando y adecuando su contenido en los casos que corresponda. Otorgando especial importancia a los Derechos Humanos de los niños y niñas, las mujeres, adultos mayores, pueblos indígenas e inmigrantes en materias relacionadas con la alimentación y nutrición.
  2. Asegurar que normativas, programas e iniciativas en materia de alimentación y nutrición fomenten el rescate y mantención de la cultura alimentaria chilena y sus variantes territoriales, así como la cultura alimentaria de los pueblos indígenas, de la población migrante u otros.
  3. Promover que la entrega de alimentos por parte del Estado sea respetuosa de las opciones religiosas y éticas relacionadas con la dieta de cada individuo.
  4. Fortalecer la dimensión social y colectiva de la alimentación, fomentando los espacios de comer juntos que actúan como promotores de la alimentación saludable, a través del fomento de la comida casera, en familia y en grupos

Fortalecer la seguridad alimentaria y nutricional: disponibilidad, acceso, utilización de los alimentos y estabilidad

  1. Fortalecer los mecanismos de seguridad social orientados a asegurar la alimentación en diferentes etapas de la vida, especialmente aquellos dirigidos a la población en situación de pobreza o extrema pobreza.
  2. Mejorar el acceso de la población a los alimentos promovidos en las Guías Alimentarias para la Población Chilena. Implementando mecanismos y medidas estructurales que favorezcan bajos costos al consumidor final y mejorando la disponibilidad en todo el territorio nacional.
  3. Mejorar la configuración de los ambientes alimentarios organizacional, doméstico, abastecimiento, restauración y la vía pública. Favoreciendo la presencia generalizada, mayoritaria, estable y accesible de alimentos saludables.
  4. Mejorar a la población el acceso al agua segura necesaria para generar condiciones adecuadas para el consumo y producción autónoma de alimentos.
  5. Aumentar la confianza en los alimentos, generando las condiciones para que las personas puedan confiar en la inocuidad de los alimentos disponibles para su consumo profundizando en las definiciones de la Política Nacional de Inocuidad de los Alimentos. Específicamente, fortaleciendo el Sistema Nacional de Inocuidad, generando mecanismos que promuevan la ética empresarial en la producción y comercio, entregando garantías a la población de que los alimentos se encuentran libres de contaminantes u otros riesgos sanitarios que puedan afectar su salud.
  6. Fortalecer los mecanismos de transparencia, participación y entrega de información que eliminen las brechas de acceso a la participación de las organizaciones de consumidores y las personas en materia de regulación y gestión alimentaria y nutricional.
  7. Fortalecer los mecanismos de abastecimiento de alimentos ante situación de emergencia, tales como: los programas para preparar y enfrentar las emergencias y catástrofes naturales, y medidas que mejoren la resiliencia del sistema. Así también, la infraestructura e Iniciativas para la reserva de alimentos a nivel nacional y local.
  8. Fortalecer los mecanismos de promoción y protección de la lactancia materna en toda situación, incluyendo tanto el entorno asistencial como los espacios en que las personas habitan cotidianamente.
  9. Fortalecer los mecanismos de protección de la lactancia materna en situaciones de emergencia, disponiendo la creación de espacios adecuados para la práctica de la lactancia materna y regulando la entrega de sucedáneos.

Mejorar la configuración de los entornos y sistemas alimentarios

  • Medidas transversales a todos los ambientes:
  1. Aumentar la disponibilidad y acceso a alimentos saludables (frutas y verduras, alimentos tradicionales, entre otros), así como la reducción de los desiertos alimentarios entendidos como territorios con acceso limitado a alimentos frescos y nutritivos.
  2. Generar acciones destinadas a proveer de información suficiente a las personas y familias para la toma de decisiones alimentarias que protejan su salud. En este caso la elaboración de Guías Alimentarias dirigidas a la población junto con diferentes documentos, materiales y plataformas, diseñados con diferentes niveles de complejidad para diversas poblaciones, tales como: público general, profesionales de salud, docentes, dirigentes sociales, grupos familiares, niños y niñas, jóvenes, adultos mayores, pueblos indígenas, migrantes, entre otros.
  3. Profundizar en las estrategias de educación para la salud alimentaria y nutricional en todos los ambientes.
  4. Proteger y promover la lactancia materna en todos los ambientes, creando espacios adecuados para ésta en lugares de trabajo, establecimientos educacionales y espacios públicos, protegiendo la libertad de su práctica en todos los espacios, así como diseñando medidas que hagan posible extender la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses y más con un enfoque de equidad.
  5. Generar estrategias que permitan conocer, conservar y promover nuestra cultura alimentaria y la alimentación tradicional.
  6. Generar estrategias para mejorar los mensajes en materia alimentaria y nutricional que se difunde en medios masivos de comunicación.
  • Ambiente organizacional
  1. Generar acciones que permitan que la alimentación entregada por el Estado y por privados en el contexto institucional, tales como jardines, escuelas, universidades, lugares de trabajo, hospitales, casinos, entre otros, sea adecuada y saludable, reforzando el consumo de los alimentos promovidos en las Guías Alimentarias para la población chilena.
  2. Generar acciones que permitan asegurar que los establecimientos educacionales, desde las salas cuna hasta la educación superior, provean de entornos saludables que permitan la adquisición de habilidades y cambios conductuales para lograr una alimentación saludable para sus estudiantes y comunidad educativa en general (profesores, directivos, personal administrativo y auxiliar, apoderados, entre otros), tanto en su interior como en su entorno cercano.
  3. Generar acciones que permitan que la alimentación que se vende al interior y exterior de servicios públicos, tales como casinos institucionales, universitarios, kioscos, establecimientos de salud, entre otros sea una alimentación adecuada y saludable.
  4. Proveer educación alimentaria y nutricional para la población, adecuada para todas las etapas del ciclo vital y con pertinencia cultural desde la educación inicial hasta la educación superior.
  5. Generar acciones destinadas a mejorar la alimentación de los trabajadores y trabajadoras durante la jornada de trabajo. Esto implica acciones que mejoren el acceso a alimentación saludable y de calidad en desmedro de la comida alta en nutrientes críticos o altamente procesada. Estas mejoras pueden traducirse en mejoras tales como disponer tiempo adecuado para la alimentación y disponer de espacio físico acondicionado para la alimentación para estos efectos (refrigeración, retermalización, entre otros).
  • Ambiente doméstico
  1. Generar estrategias que permitan una distribución equitativa de los roles, funciones y responsabilidades relacionados con la alimentación al interior de las familias.
  2. Generar acciones destinadas a proveer a las personas y familias de tiempo suficiente para destinar a las labores propias de reproducción social en el espacio doméstico, entre ellas, la producción o adquisición, traslado, transformación e ingesta de los alimentos, relevando el sentido social de estas acciones y el valor que poseen para proteger la salud.
  3. Proveer educación alimentaria y nutricional para la población, adecuada para todas las etapas del ciclo vital y con pertinencia cultural. En la Atención Primaria de Salud, organizaciones comunitarias, juntas de vecinos, centros de adultos mayores, entre otros.
  4. Generar estrategias que favorezcan la autoproducción de alimentos promovidos en las guías alimentarias, de forma inocua, autónoma y al alcance de toda la población.
  • Ambiente abastecimiento:
  1. Aumentar la cobertura de ferias libres y otros formatos de mercados locales para el expendio de productos provenientes de la agricultura familiar y campesina en cada comuna del territorio, con énfasis en los alimentos promovidos por las guías alimentarias. Extendiéndose a los nuevos emplazamientos de vivienda, innovando en el formato y acercando los puntos de venta a los lugares de tránsito de las personas en su vida diaria.
  2. Desarrollar estrategias estructurales que busquen aumentar el consumo de pescados, mariscos y otros productos del mar. En específico, que permitan el acceso a la población a los productos que se extraen en el territorio nacional a bajo costo, considerando la modernización de los formatos de abastecimiento actual y la incorporación de nuevos.
  3. Desarrollar estrategias que favorezcan la presencia a bajo costo y de calidad de los productos promovidos por las Guías Alimentarias en todo el territorio nacional. Considerando medidas de política fiscal como impuestos y subvenciones, así como transferencias condicionadas, entre otros.
  • Ambiente vía pública
  1. Desarrollar una agenda pública orientada a disminuir el expendio de alimentos altos en nutrientes críticos en la vía pública, mediante regulaciones nacionales y locales orientadas a este fin.
  2. Asegurar que la oferta de alimentos en la vía pública promueva la alimentación adecuada (inocua, nutritiva, culturalmente aceptable).
  3. Disponer que el conjunto de los planes y programas estatales que entregan recursos y habilitación laboral para la venta de alimentos en el espacio público, sean destinados hacia la oferta de una alimentación adecuada y saludable.
  • Restauración
  1. Desarrollar una agenda pública orientada a disminuir el expendio de alimentos altos en nutrientes críticos, mediante regulaciones nacionales y locales orientadas a este fin.
  2. Asegurar que la oferta de alimentos en restaurantes y comercios establecidos corresponda a alimentos inocuos y de calidad.
  3. Disponer que el conjunto de los planes y programas estatales que entregan recursos para la adquisición de alimentos en restaurantes, sean destinados hacia la oferta de una alimentación adecuada y saludable.
  4. Desarrollar políticas públicas que permitan que los consumidores accedan a información clara y suficiente que les permita elegir opciones más saludables.

Promover la alimentación saludable; 

  1. Contar con comunas y ciudades que creen y mejoren los entornos físicos y sociales, ampliando los recursos de la comunidad para el apoyo mutuo de las personas para la realización de las funciones vitales y conseguir el máximo desarrollo de sus potencialidades. Fortaleciendo a los municipios como actores estratégicos en conjunto con la comunidad y el intersector. La promoción de la salud debe contribuir en forma activa a la construcción de los entornos, en específico, al educacional, laboral y comunitario. Así también, los recursos públicos se deben invertir en forma prioritaria en los grupos más vulnerables de la sociedad, atendiendo a una perspectiva de equidad social.
  2. Fortalecer y crear nuevas estrategias voluntarias de promoción de la salud dirigidas a establecimientos educacionales, instituciones de educación superior, lugares de trabajo, restaurantes, entre otros.
  3. Fortalecer la promoción de salud en la atención primaria de salud, instalando competencias y capacidades y espacios que permitan el desarrollo exitoso de estrategias de promoción de la salud.
  4. Profundizar y extender la promoción de la lactancia materna en todas las estrategias de promoción de la salud.
  5. El Estado debe promover mensajes adecuados en materia de alimentación a la población. Debe proveer en forma clara y visible información suficiente para la toma de decisiones alimentarias, modelando la conducta y proveyendo el acceso al conocimiento necesario para proteger la salud. Para esto, es necesario desarrollar estrategias de marketing social, campañas comunicacionales de alimentos y dieta saludable que permita entregar mensajes correctos a la población.
  6. Es necesario valorizar el patrimonio alimentario, promoviendo la cocina casera, incorporando a los integrantes de cada grupo familiar, las preparaciones y alimentos propios de la cultura local y la incorporación de estas prácticas en la cotidianeidad de la vida de las personas. De esta forma, que las personas en el territorio reconozcan los alimentos saludables, los alimentos y preparaciones tradicionales o propios de la zona, así como también que dispongan de tiempo para su preparación y consumo.
  7. Asegurar que los entornos se encuentren libres de publicidad que promueva el consumo de alimentos altos en nutrientes críticos dirigidos a niños y niñas, así como también de sucedáneos de leche materna. Para ello, es necesario avanzar en la regulación y control del marketing dirigido a niños en todos los soportes, así como también en la regulación y control de los productos que infrinjan el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna y sus resoluciones posteriores.
  8. Los establecimientos de educación superior deben formar profesionales de salud de acuerdo a las necesidades del país, en este caso, el abordaje de una población con altas prevalencias de Enfermedades No Transmisibles, capaces de desempeñarse adecuadamente de manera interdisciplinaria e intersectorial en materia de promoción y prevención y no sólo en el tratamiento de la enfermedad.
  9. Promover la formación de profesionales libres de conflictos de interés y de la fidelización promovida por la industria en etapas tempranas de la formación profesional.

Fortalecer la atención nutricional en los diferentes niveles de atención de salud

  1. Reducir las brechas de recursos humanos en la red asistencial que permitan cumplir las funciones descritas de forma interdisciplinaria.
  2. Reducir las brechas de capacitación para instalar capacidades en la red asistencial que permitan cumplir las funciones de salud pública en materia de alimentación y nutrición de forma interdisciplinaria y a cabalidad.
  3. Reducir las brechas de infraestructura especializada para instalar capacidades en la red asistencial que permitan cumplir las funciones descritas de forma interdisciplinaria.
  4. Humanizar la atención nutricional, promoviendo el empoderamiento de las personas, familias y comunidades en lo referente a promoción, prevención, curación, rehabilitación y cuidados paliativos, así como en la gestión de su propia salud, y promoviendo el diálogo comunitario para la implementación de programas, ampliando la cobertura de consejería, la transferencia de conocimientos y competencias.
  5. Diseñar nuevos programas o rediseñar los programas alimentarios existentes conforme a las necesidades del perfil epidemiológico de la población, con un enfoque intersectorial y de salud en todas las políticas, con énfasis en los grupos más vulnerables.
  6. Mejorar el acceso a la atención primaria en materia de alimentación y nutrición con un abordaje integral y transdisciplinario, por ejemplo ampliando el acceso a la consulta nutricional y consejería, atención psicológica y de actividad física, poniendo las intervenciones a disposición de toda la población, especialmente en el caso de la población con más vulnerabilidad social.
  7. Fortalecer en el ámbito hospitalario, la intervención nutricional precoz y oportuna con énfasis en la prevención y tratamiento de la desnutrición intrahospitalaria, integrando el seguimiento nutricional a la evolución clínica de los pacientes. Una alimentación adecuada y saludable deber ser considerada como un componente principal en la recuperación de salud, prevención de complicaciones y tratamiento de la enfermedad. Para todo lo anterior, se requiere de equipos multidisciplinarios especializados en nutrición para pesquisar, evaluar, diagnosticar y realizar una adecuada terapia nutricional.
  8. Proteger y promover la lactancia materna en todos los niveles de atención, fortaleciendo la implementación de la Iniciativa Establecimientos Amigos de la Madre y el Niño (IHAN), mejorando la cobertura de clínicas de lactancia materna, de los grupos de apoyo a la lactancia materna, implementando bancos de leche humana, entregando capacitación continua a los equipos de salud en lactancia materna, mejorando la cobertura de espacios pro lactancia, entre otras medidas orientadas a mantener, inducir o recuperar la lactancia materna.

Vigilar la alimentación y nutrición y evaluar las políticas públicas

  1. Fortalecer la producción continua y permanente de datos relativos al estado nutricional y enfermedades relacionadas, basados en diversas herramientas (sistemas de información, encuestas poblacionales y otros), abarcando todas las etapas del ciclo vital en forma exhaustiva, considerando variables como sexo y edad, seguimiento de grupos específicos como pueblos indígenas e inmigrantes, con un alto nivel de desagregación territorial y otros útiles para el análisis y comprensión de la situación de salud de la población desde una perspectiva de determinación social de la salud.
  2. Fortalecer la producción continua de información sobre química y composición nutricional de los alimentos que se ponen a disposición de la población para su consumo.
  3. Fortalecer la producción periódica de datos relativos al consumo de los alimentos que se ponen a disposición de la población.
  4. Fortalecer la producción continua de datos relativos a los entornos alimentarios y su configuración; identificando desiertos alimentarios y profundizando en el conocimiento de las prácticas, significaciones y dimensiones de la cultura alimentaria.
  5. Fortalecer la producción continua de datos relativos a los sistemas alimentarios, su configuración y su expresión en los entornos alimentarios.
  6. Fortalecer la producción continua de datos relativos a sectores productivos y el cumplimiento del Reglamento Sanitario de los Alimentos.
  7. Fortalecer la producción continua de datos relativos a la publicidad y el marketing de alimentos.
  8. Fortalecer la producción continua de datos relativos a los costos de las enfermedades relacionadas con la malnutrición para las personas, las familias y el sistema de salud, así como el costo de la alimentación saludable para las personas y familias.
  9. Desarrollar la infraestructura e instalar las competencias necesarias para la producción de datos, análisis y generación de conocimiento para la toma de decisiones en políticas de salud.
  10. Instalar capacidades a nivel nacional y local que permitan dar respuesta a los problemas y riesgos detectados en la salud de la población.
  11. Evaluar periódicamente la consistencia interna, los resultados, efectos e impacto de las políticas públicas implementadas en el corto, mediano y largo plazo.

Impulsar la participación ciudadana y el control social

  1. Proveer activamente información relevante y basada en la evidencia a las personas, familias y comunidades que les permita tomar decisiones informadas en materia de su alimentación y nutrición. Principalmente en lo que respecta a la entrega de las Guías Alimentarias para la población, así como también respecto de los riesgos percibidos por la población en materia de alimentación y nutrición.
  2. Proveer activamente información relevante, completa y oportuna respecto de los mecanismos de acceso a la atención nutricional, en materia de promoción, prevención, tratamiento adecuado, rehabilitación y cuidados paliativos. En la medida que las personas puedan acceder a esta información es posible que opere adecuadamente el control social en el entorno comunitario y que las personas puedan ejercer sus derechos en salud.
  3. Promover e implementar mecanismos de consulta relacionados con el diseño o modificación, implementación y evaluación de normativas, planes, programas, proyectos e iniciativas en materia de alimentación y nutrición. Así como también, la participación continua de la sociedad civil en instancias tales como mesas de trabajo, comisiones, consultas públicas, entre otros.
  4. Promover y apoyar la asociatividad y el liderazgo en materia de alimentación y nutrición tanto a nivel nacional como local. Agrupaciones de voluntariado, asociaciones de pacientes y sus familiares, organizaciones que realizan abogacía e incidencia en materia de alimentación saludable, grupos de apoyo a la lactancia materna, organizaciones de consumidores, asociaciones de feriantes y de pequeños productores, redes de organizaciones, entre otros, tienen vital importancia para realizar control social en todos los ámbitos de la sociedad, aportar al cambio cultural en el territorio y conseguir los objetivos de salud propuestos.
  5. Profundizar los avances en la construcción de una cultura democrática en salud, participación ciudadana y transparencia impulsados por la Ley Nº 20.500 de Asociaciones y Participación Ciudadana en la Gestión Pública (MSGG, 2011), la Ley Nº 20.285 de Acceso a la Información Pública (MINSEGPRES, 2008) y la Ley Nº 20.584 de Regula Los Derechos y Deberes que Tienen las Personas en Relación con Acciones Vinculadas a su Atención en Salud.

Profundizar la intersectorialidad y salud en todas las políticas

  1. Creación de un consejo que oriente y apoye el desarrollo de las políticas sectoriales e intersectoriales con efectos sobre la salud alimentaria y nutricional de la población del país, integrado por las sociedades científicas, colegios profesionales, instituciones del Estado, mundo académico y sociedad civil.
  2. Fortalecer la intersectorialidad entre los organismos del Estado cuyas políticas tienen efectos sobre la salud alimentaria y nutricional, tales como: Ministerio de Salud, Superintendencia de Salud, Central de Abastecimiento del Sistema Nacional de Servicios de Salud (CENABAST), Fondo Nacional de Salud (FONASA), Ministerio de Educación, Superintendencia de Educación, Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (JUNAEB), Junta Nacional de Jardines Infantiles (JUNJI), Integra, Ministerio de Desarrollo Social, Ministerio de Economía, Fomento y Turismo, Corporación de Fomento de la Producción (CORFO), Servicio de Cooperación Técnica (SERCOTEC), Fondo de Solidaridad e Inversión Social (FOSIS), Elige Vivir Sano, Ministerio de Obras Públicas, Dirección General de Aguas (DGA), Ministerio de Agricultura, Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP), Servicio Agrícola Ganadero (SAG), Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (ODEPA), Comisión Nacional de Riego (CNR), Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA), Fundación para la Innovación Agraria (FIA), Centro de Información de Recursos Naturales (CIREN), Fundación de Comunicaciones, Capacitación y Cultura del Agro (FUCOA), Agencia Chilena para la Inocuidad Alimentaria (ACHIPIA), Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (SUBPESCA), Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (CONICYT), entre otros.
  3. Fortalecer la cooperación internacional con organismos dependientes de Naciones Unidas (FAO, OMS, OPS, UNICEF, IICA, entre otros), Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y otros.
  4. Fortalecer la cooperación con las universidades e investigadores en materia de alimentación y nutrición.
  5. Fortalecer la cooperación con el sector privado, promoviendo la ausencia de conflictos de interés, la transparencia y la probidad en la relación con este sector.
Marco normativo

Ley de Alimentos

Ley Nº20.606 «Sobre Composición Nutricional de los Alimentos y su Publicidad»

Ley Nº 20.584 de Regula Los Derechos y Deberes que Tienen las Personas en Relación con Acciones Vinculadas a su Atención en Salud.

Ley No 20.670 Crea el Sistema Elige vivir Sano.

Población objetivo

Población en general.