Ley Forestal (Ley 1700)

Información general

La presente ley tiene por objeto normar la utilización sostenible y la protección de los bosques y tierras forestales en beneficio de las generaciones actuales y futuras, armonizando el interés social, económico y ecológico del país. Incluye los principios fundamentales del régimen forestal de la nación, clasifica los tipos de tierras y la normativa para su protección jurídica y define los lineamientos para el otorgamiento y control de los derechos y patentes forestales. Al momento de su aprobación, el Régimen Forestal de la Nación estaba a cargo del entonces Ministerio de Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente como organismo nacional rector, la Superintendencia Forestal como organismo regulador y el Fondo Nacional de Desarrollo Forestal como organismo financiero. Actualmente se encuentra a cargo de la Dirección General de Gestión y Desarrollo Forestal del Ministerio de Medio Ambiente y Agua.

o
País Bolivia
Tipo Leyes y decretos sectoriales no pertenecientes al marco jurídico e institucional de la SAN
Fecha de publicación: 12.07.1997
Web http://www.gacetaoficialdebolivia.gob.bo/app/webroot/.../21810
Vínculo a otros actos jurídicos

Decreto Supremo 2914 del 27 de Septiembre de 2016: Crea el Programa de Monitoreo y Control de la Deforestación y Degradación de Bosques - “NUESTROS BOSQUES". 

Instituciones vinculadas Ministerio de Medio Ambiente y Agua
Superintendencia forestal
Sistema de Regulación de Recursos Naturales Renovables
Objetivo o propósito

Normar la utilización sostenible y la protección de los bosques y tierras forestales en beneficio de las generaciones actuales y futuras, armonizando el interés social, económico y ecológico del país.

Objetivos específicos
  • Promover el establecimiento de actividades forestales sostenibles y eficientes que contribuyan al cumplimiento de las metas del desarrollo socioeconómico de la nación.
  • Lograr rendimientos sostenibles y mejorados de los recursos forestales y garantizar la conservación de los ecosistemas, la biodiversidad y el medio ambiente.
  • Proteger y rehabilitar las cuencas hidrográficas, prevenir y detener la erosión de la tierra y la degradación de los bosques, praderas, suelos y aguas, y promover la forestación y reforestación.
  • Facilitar a toda la población el acceso a los recursos forestales y a sus beneficios, en estricto cumplimiento de las prescripciones de protección y sostenibilidad.
  • Promover la investigación forestal y agroforestal, así como su difusión al servicio de los procesos productivos, de conservación y protección de los recursos forestales.
  •  Fomentar el conocimiento y promover la formación de conciencia de la población nacional sobre el manejo responsable de las cuencas y sus recursos forestales.
Alcance

Definición y aplicación de los Planes de Manejo Forestal.

Definiciones

No aplica. 

Principios
  • Dominio originario, carácter nacional y utilidad pública: Los bosques y tierras forestales son bienes del Estado sometidos a competencia del gobierno nacional. Su manejo sostenible y protección son de utilidad pública e interés general de la nación. Sus normas son de orden público, de cumplimiento universal, imperativo e inexcusable.
  • Limitaciones legales: Para el cumplimiento del Régimen Forestal de la Nación el Poder Ejecutivo podrá disponer restricciones administrativas, servidumbres administrativas, prohibiciones, prestaciones y demás limitaciones legales inherentes al ordenamiento territorial, la protección y sostenibilidad del manejo forestal. Además, cualquier derecho forestal otorgado a los particulares está sujeto a revocación en caso de no cumplirse efectivamente las normas y prescripciones oficiales de protección, sostenibilidad y demás condiciones esenciales del otorgamiento.
  • Revocatoria de Derechos: El Poder Ejecutivo podrá disponer la revocación total o parcial de derechos de utilización forestal otorgados a los particulares cuando sobrevenga causa de utilidad pública.
  • Tutela efectiva del Régimen Forestal de la Nación: Cuando la autoridad competente lo requiera, conforme a ley, las autoridades políticas y administrativas, los órganos jurisdiccionales de la República, la Policía Nacional y, en su caso las Fuerzas Armadas, tienen la obligación de coadyuvar al efectivo cumplimiento del Régimen Forestal de la Nación, mediante intervenciones oportunas, eficaces y ajustadas a derecho.
  • Participación ciudadana y garantía de transparencia: Toda persona individual o colectiva tiene derecho a ser informada sobre asuntos vinculados al Régimen Forestal de la Nación, así como a formular peticiones y denuncias o promover iniciativas ante la autoridad competente. Todos los instrumentos relativos a la Ley son abiertos al acceso público.
  • Principio precautorio: Cuando hayan indicios consistentes de que una práctica u omisión en el manejo forestal podrían generar daños graves o irreversibles al ecosistema o cualquiera de sus elementos, los responsables del manejo forestal no pueden dejar de adoptar medidas precautorias tendientes a evitarlos o mitigarlos, ni exonerarse de responsabilidad, invocando la falta de plena certeza científica al respecto o la ausencia de normas y ni aun la autorización concedida por la autoridad competente.
  • Progresividad en el uso integral del bosque y el valor agregado de los productos: Los titulares de derechos forestales otorgados por el Estado deben procurar avanzar progresivamente hacia el uso integral del bosque, evidenciando esfuerzos consistentes y continuados en tal sentido y reflejándolos en la medida de lo posible en los planes de manejo y sus actualizaciones. Asimismo, los centros de procesamiento de productos forestales procurarán la diversificación industrial y el incremento del valor agregado de sus productos. La exportación en troncas sólo está permitida en estricta sujeción a las normas reglamentarias las que especificarán los recursos maderables a ser exportados, bajo pleno cumplimiento de los planes de manejo.
  • Los responsables del manejo forestal deben incorporar progresivamente las tecnologías ambientalmente más recomendables que estén disponibles en el mercado y sean económicamente accesibles y socialmente benéficas. El Estado promoverá el acceso en términos concesionales a dichas tecnologías.
  •  Relación con instrumentos internacionales: La ejecución del Régimen Forestal de la Nación se efectuará en armonía con los convenios internacionales de los que el Estado boliviano es signatario, particularmente, el Convenio de la Organización Internacional de Maderas Tropicales (CIMT) ratificado por Ley No. 867 del 27 de mayo de 1986, el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo ratificado por Ley N° 1257 del 11 de julio de 1991, el Convenio sobre Diversidad Biológica ratificado por Ley N° 1580 del 15 de junio de 1994, la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) ratificado por Ley N° 1255 del 5 de julio de 1991, la Convención Marco sobre el Cambio Climático ratificado por Ley N° 1576 del 25 de julio de 1994 y la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación y la Sequía ratificado por Ley N° 1688 del 27 de marzo de 1996.
Disposiciones generales
Sobre las obligaciones del gobierno
  • Coadyuvar al efectivo cumplimiento del Régimen Forestal de la Nación, mediante intervenciones oportunas, eficaces y ajustadas a derecho.
  •  Sin perjuicio de la acción fiscalizadora que corresponde al Legislativo, el Superintendente Forestal deberá rendir obligatoriamente a la Contraloría General de la República, un informe semestral circunstanciado sobre los derechos forestales otorgados, valor de las patentes forestales y su correspondiente estado de pago, planes de manejo y de abastecimiento de materia prima aprobados y su estado de ejecución, inspectorías y auditorías forestales realizadas y sus correspondientes resultados, así como las demás informaciones relevantes sobre el real y efectivo cumplimiento del Régimen Forestal de la Nación. Sobre el mismo contenido presentará un informe anual de la gestión pasada hasta el 31 de julio de cada año al Presidente de la República, con copia al Congreso Nacional, acompañado con la auditoría anual independiente y calificada sobre las operaciones de la Superintendencia Forestal requerida por la Contraloría General de la República.
Sobre el sistema de monitoreo, evaluación y vigilancia

La Superintendencia Forestal tiene la atribución de vigilar el cabal cumplimiento del Régimen Forestal de la Nación, disponiendo las medidas, correctivos y sanciones pertinentes, conforme a la presente ley y su reglamento.

Sobre la información

Las autoridades competentes tienen la obligación de informar veraz, oportuna y suficientemente todos los asuntos vinculados al Régimen Forestal de la Nación.

 La autoridad competente publicará periódicamente un resumen suficientemente indicativo sobre concesiones, autorizaciones y permisos forestales, planes de manejo y demás instrumentos de gestión forestal, informes de cumplimiento, declaraciones juradas, pliegos de cargo y recomendaciones, informes y dictámenes de auditorías forestales, entre otras, incluyendo la repartición pública en que se encuentran disponibles.

Sobre la implementación

A través de los planes de manejo forestal.

Disposiciones financieras

El Ministerio encargado deberá canalizar recursos financieros externos para planes, programas y proyectos forestales.

Adicionalmente, mediante esta Ley se crea el Fondo Nacional de Desarrollo Forestal (FONABOSQUE) con la finalidad de promover el financiamiento para la utilización sostenible y la conservación de los bosques y las tierras forestales y por lo tanto sus recursos sólo pueden destinarse a proyectos manejados por instituciones calificadas por la Superintendencia Forestal. 

Los recursos del Fondo Nacional de Desarrollo Forestal provienen de: 

  • El porcentaje de las patentes forestales que le asigna la presente ley, así como el importe de las multas y remates.
  • Los recursos que le asigne el Tesoro General de la Nación.
  • Las donaciones y legados que reciba.
  • Los recursos en fideicomiso captados, provenientes de líneas de crédito concesional de la banca multilateral, de agencias de ayuda oficial para el desarrollo y organismos internacionales.
  • Las transferencias financieras en términos concesionales o condiciones de subsidio que se le asignen en el marco del Convenio sobre Diversidad Biológica y la Convención Marco sobre el Cambio Climático.