Acerca del Plan para la Seguridad Alimentaria, la Nutrición y Erradicación del Hambre de la CELAC 2025

En enero de 2015 los 33 países de la región, agrupados en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), aprobaron el Plan para la Seguridad Alimentaria, la Nutrición y Erradicación del Hambre de la CELAC 2025, elaborado con el apoyo de FAO, CEPAL y ALADI.

Para avanzar hacia la erradicación del hambre, la pobreza y la malnutrición, y garantizar la seguridad alimentaria y nutricional, el Plan CELAC se basa en cuatro pilares, que buscan dar respuesta al objetivo de crear una América Latina y el Caribe libre de hambre mediante áreas de acción concretas que, al mismo tiempo, respetan la diversidad de proyectos políticos y sociales propios de cada uno de los países de América Latina y el Caribe.

Pilar 1: Estrategias coordinadas de seguridad alimentaria a través de políticas públicas nacionales y regionales con enfoque de género y perspectiva de derechos.
Pilar 3: Bienestar nutricional y aseguramiento de nutrientes, respetando la diversidad de hábitos alimentarios.
Contribuir a la erradicación de la pobreza y pobreza extrema, garantizando la seguridad alimentaria y la nutrición, con enfoque de género y respetando la diversidad de hábitos alimentarios.
Pilar 4: Producción estable y atención oportuna ante desastres de origen socio-natural que puedan afectar la disponibilidad de alimentos.
Pilar 2: Acceso oportuno y sostenible a alimentos inocuos, adecuados, suficientes y nutritivos para todas las personas.

La aprobación del Plan consolida la lucha contra el hambre en la agenda regional como un asunto de importancia pública, y es consecuencia del compromiso manifiesto de los gobiernos de la región que data ya del año 2005, cuando se dio forma a la Iniciativa América Latina y Caribe sin Hambre (IALCSH), un compromiso político de todos los países de la región que ha ido sumando adherentes y que hasta hoy sigue siendo ratificada y promovida en reuniones de alto nivel, además de adquirir creciente importancia y visibilidad como foro regional sobre el tema.

En efecto, uno de los elementos distintivos del proceso que ha llevado a América Latina y el Caribe a cumplir con las metas 1C de los ODM y la meta del hambre de la CMA es el compromiso político explícito de los países que conforman la región en la erradicación del hambre. El Plan de la CELAC, en particular, es fruto de la instalación de la seguridad alimentaria y nutricional en la agenda del organismo desde la Declaración de Santiago en enero de 2013 [Hyperlink], refrendada en enero de 2014 en la II Cumbre de la CELAC en La Habana, dio origen al Plan de Acción de Políticas Públicas en Materia Social, en cuyo marco se solicitó a FAO, con apoyo de la CEPAL y la ALADI, la preparación del Plan para la Seguridad Alimentaria, la Nutrición y Erradicación del Hambre de la CELAC 2025, aprobado por los países de América Latina y el Caribe en la III Cumbre de la CELAC en Costa Rica el año 2015.

Así, este hito político de enorme trascendencia significa no sólo la culminación de un proceso histórico que culmina en 2015 con las metas de los ODM y la CMA, sino que representa un nuevo punto de partida para avanzar en las metas de los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS), aprobados en Septiembre de 2015 en el 70º Periodo de Sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas. De este modo, los países del mundo han adoptado, entre otras metas, el objetivo que América Latina y el Caribe ha levantado durante más de una década, y que se ha cristalizado con la puesta en marcha del Plan CELAC: la erradicación total del hambre, la pobreza y la malnutrición.