El derecho a la alimentación en Cuba

Marco jurídico del derecho a la alimentación

La Constitución reconoce y protege los derechos económicos, sociales y culturales, incluido el derecho a la alimentación, a la salud, a la educación, al trabajo y a la seguridad y asistencia sociales (artículos 43 al 52). Plantea que el Estado tiene la obligación de garantizar que todo hombre o mujer en condiciones de trabajar tenga oportunidad de obtener un empleo, con el cual pueda contribuir a los fines de la sociedad y a la satisfacción de sus propias necesidades, que no haya persona incapacitada para el trabajo que no tenga medios decorosos de subsistencia, y que no haya niño que no tenga escuela, alimentación y vestido (artículo 9). Establece, además, que los padres tienen el deber de dar alimentos a sus hijos (artículo 38), norma que se describe en detalle en el Código de la Familia

El Artículo 9, inciso b establece que el Estado debe garantizar la oportunidad al empleo a todo hombre o mujer para la satisfacción de sus necesidades, los medios de subsistencia a la persona incapacitada para el trabajo, la atención médica al enfermo, y el acceso de todos a la escuela, la alimentación, el vestido, el estudio, la cultura y el deporte. Particularmente, las plecas 2 y 3 demandan que no haya persona incapacitada para el trabajo que no tenga medios decorosos de subsistencia y ni niño que no tenga escuela, alimentación y vestido. Dentro del capítulo Familia, establece que los padres tienen el deber de dar alimentos a sus hijos.

El Estado protege, mediante asistencia social, a los ancianos sin recursos ni amparo, y a cualquier persona no apta para trabajar que carezca de familiares en condiciones de prestarle ayuda